Pasan los días y un flujo de energía me incita a gritar, bailar, cantar, escribir y más… Los días como estos pasan en un abrir y cerrar de ojos, mientras me doy cuenta que ya ha pasado mucho tiempo, a la vez pienso que este no existe y es mera ilusión del tiempo.

¿Que ha pasado con el tiempo que se esfuma entre las manos? qué deja estragos pero no ya no un recipiente para contenerlo e interpretarlo.

¿Que ha pasado con la vida que corre desmedidamente a nuestro lado? dejándonos sin aliento pretendiendo que la hemos de alcanzar (como si fuera irse a algún lado).¿Qué sucede si de pronto nos detenemos, miramos y nada damos, nada somos, ni nada tenemos? ¿Qué sería del mundo, del reloj, del tiempo sin tiempo?

Creo que en este instante contengo cada momento, el ayer desprevenido y un hoy distraído, en este preciso momento solo respiro, mientras inhalo y expiró y me doy cuenta del segundo que ya pasó, del ayer, del mañana y del nunca jamas. Esa nada que se desarrolla cuando soy testigo de su juego de improvisos y destiempos, de ese todo que se muestra en cada tic-tac o fracción…

Manifestar una vida entera no se haría ya, ni ahorita, se estaría haciendo mientras todo lo posible pasa… Creo en el tiempo, la vida y sus milagros, pero son tan abstractos como mi explicación, pues ni una ni la otra existen mediante lo subjetivo o interpretativo, existen cuando existen, aunque sea solo en la imaginación.

Cada instante que corro, cada momento tan frecuente de asombro, de ignorancia, de insensatez, cada vida en una vida sola, que si la recuerdo la olvido a la vez. Es que no hay un concepto, no hay formas ni absolutez en lo absurdo de un mundo que por mas que veas no es lo q ves.

Sinceramente prefiero ser una loca, una loca absurda que encaje en lo que realmente es, alguien y nadie que entiende de lo abstracto, de lo imaginario, complementario y a la vez de su sencillez, porque así como mi persona no es más compleja que el aceptar que soy todo en una como el todo es una también. No hay una explicación sencilla si no la misma sencillez. Lo que sea es cuando tiene que ser, y solo mediante el ser se puede ver y realizar la inmediatez de la existencia.

Lo complejo es aceptar, lo complejo es no delirar. Lo sencillo es lo complejo y lo complejo es la sencillez.

Share your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.